Cómo evitar la anemia en el embarazo: síntomas y causas

anemia en el embarazo

Qué es la anemia en el embarazo

La anemia en el embarazo puede aparecer debido a una mala alimentación. La anemia es la insuficiencia de glóbulos rojos o la capacidad reducida de los mismos para trasportar oxígeno o hierro.

En algunos casos el embarazo puede provocar anemia, aunque rara vez es una complicación seria ya que se trata de la disminución de la masa de hemoglobina durante el período gestacional.

El feto depende de la sangre materna, por lo que la anemia puede generar un crecimiento fetal deficiente, parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer. Una vez que hayas dado a luz puedes sentir cansancio y apatía, lo que podría dificultar los cuidado de ti misma y de tu bebé.

Causas de la anemia en el embarazo

El 90% de las anemias gestacionales se generan por una deficiencia de hierro. En algunas ocasiones puede producirse por una deficiencia de la vitamina B12.

La necesidad de hierro alcanza cifras muy altas en un período corto de tiempo como consecuencia de los requerimientos del feto y la placenta, la expansión del volumen sanguíneo materno y las pérdidas de sangre durante el parto.

En muchas ocasiones la dieta no alcanza a cubrir los altos requerimientos de hierro, y si no se complementa la dieta con un suplemento vitamínico la consecuencia natural es la aparición de la anemia al final del embarazo.

La anemia se puede detectar por un conteo bajo de glóbulos rojos, así como la palidez en la piel, labios, uñas, palmas de las manos o parte inferior de los párpados, sufrir fatiga, vértigo o mareos, dificultad al respirar y latidos cardíacos acelerados o taquicardia.

Si bien es cierto durante la gestación tendrás controles regulares en los cuales se puede detectar a tiempo cualquier complicación durante el embarazo, ante cualquier mínimo síntoma que percibas debes llamar de inmediato a tu médico.

Cómo evitar la anemia en el embarazo

Una nutrición adecuada previa a la concepción puede ayudar prevenir la anemia, además de formar reservas nutricionales en el cuerpo de la madre.

Los alimentos recomendados para subir las reservas de hierro son:

  •  Huevos.
  • Carne roja.
  • Cereales.
  • Pescado (especialmente atún y sardinas).
  • Vegetales de hojas verdes.
  • Legumbres.

Una dieta saludable y equilibrada durante el embarazo permite mantener los niveles requeridos de hierro y otros nutrientes necesarios para la salud tanto de la gestante y del bebé. De esta forma podrás evitar en la mayor medida de lo posible padecer una anemia en el embarazo.

anemia en el embarazo