Los devastadores efectos del tabaco en la salud

efectos del tabaco

Los efectos del tabaco

Los efectos del tabaco los puedes apreciar tanto a corto como a largo plazo. El consumo de tabaco empieza, normalmente, como un hábito social que por su composición se transforma pronto en una adicción.

En casi todos los países del mundo ha estado tan arraigado su consumo que era algo corriente. Sin embargo, siguiendo la estela de Europa y EEUU, en los últimos veinte años se ha ido erradicando.

Al menos, las medidas estatales y las campañas de concienciación han ido aumentando, logrando disminuir el número de fumadores. Pero no es suficiente. Muchos siguen fumando a pesar de que cada vez es más complicado hacerlo –está prohibido en locales de ocio, entidades públicas, el trabajo…-.

Además, sigue siendo igual de peligroso para la salud ser un “fumador pasivo” y “tragarse” el humo de los demás, ya que las consecuencias dañinas son las mismas.

Sigue siendo igual de peligroso para la salud ser un “fumador pasivo” y “tragarse” el humo de los demás, ya que las consecuencias dañinas son las mismas

Efectos del tabaco en tu salud

A través de agresivas campañas se ha hecho llegar un mensaje claro a los ciudadanos, que cuentan con toda la información necesaria para tomar conciencia de los devastadores efectos del tabaco en tu salud.

En los últimos tiempos la sociedad mundial ha ido concienciándose de la necesidad de aspirar a una vida sana, empezando por dejar de fumar. Una de las claves fundamentales para erradicar el consumo de tabaco es promover esta concienciación social, que en los países más desarrollados ya está muy asentada.

Las fotos explícitas de pulmones gravemente enfermos a causa del tabaco, entre otras imágenes que aparecen en los paquetes de tabaco, han contribuido a propagar sus efectos nocivos. Es sólo con información y conocimiento cuando cada uno puede analizar si le conviene o no dejar de fumar.

Consecuencias del tabaquismo

consecuencias del tabaquismo

Ya ha quedado claro que fumar es malo. Hacer una aproximación a sus efectos nocivos sobre el organismo no deja lugar a dudas si alguien se muestra escéptico.

Las fotos explícitas de pulmones gravemente enfermos a causa del tabaco, entre otras imágenes que aparecen en los paquetes de tabaco, han contribuido a propagar sus efectos nocivos:

  • Afección de los sistemas cardiovascular y bronco pulmonar: Son los principales afectados en nuestro cuerpo. Aumenta el riesgo de sufrir un infarto, bronquitis crónica y enfisema pulmonar o EPOC (Enfermedad Obstructiva Crónica).
  • El cáncer: La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el tabaco provoca esta enfermedad. En concreto, su consumo continuado puede derivar en cáncer de pulmón, de los órganos digestivos –colón, intestino o estómago-, de laringe y de vejiga –aparato urinario-.
  • Enfermedades bucales y de la mucosa oral: Con la combustión del cigarro se genera una cantidad de calor que, en contacto directo con la boca –mucosidad oral- genera una serie de efectos nocivos que es probable acaben convirtiéndose en gingivitis, inflamación y sangrado de las encías, y/o periodontitis –llamada comúnmente “piorrea”, une las consecuencias de la gingivitis con una pérdida ósea del hueso que rodea a los dientes.
  • La úlcera péptica: Los fumadores corren el riesgo de tener una herida abierta en el estómago o duodeno.
  • Las infecciones: Fumar supone estar más expuesto a ellas ya que el tabaco resta inmunidad frente a las posibles infecciones que puedan surgir. Hay más posibilidades de tenerlas que las que pueda tener un no fumador.
  • Otras enfermedades: Hay otras patologías típicas en fumadores como las cardíacas, las de los vasos sanguíneos, la úlcera de estómago, así como la predisposición a la arterioesclerosis.

Efectos del tabaco en el embarazo

Fumar en el embarazo es nefasto, no sólo para la madre, sino para el feto. La OMS cifra en un 70% el número de hijos de padres fumadores, sobre todo madres, con más probabilidad de ser ingresados en un centro médico a causa de enfermedades respiratorias.

El que la madre fume durante su embarazo afecta directamente al peso de los recién nacidos. Los bebés de madres fumadoras pesan menos de lo conveniente lo que supone tener más riesgo de sufrir complicaciones al estar más expuestos. Dejar el tabaco en el embarazo no es una recomendación, sino una obligación, si se es responsable, para asegurar la salud del niño.

Son muchas las razones para dejar el tabaco. Tantas que se podría profundizar más en sus negativas consecuencias. Pero sólo con una aproximación queda claro que ser fumador es atentar contra uno mismo, su calidad de vida y su bienestar. ¿Merece la pena que por fumar pongamos en riesgo nuestra salud e incluso nuestra vida?.

efectos del tabaco