Categorías
Embarazo

Embarazo anembrionario: qué es, y qué lo causa

Embarazo anembrionario

El embarazo anembrionario o conocido también como huevo anembrionado es un problema muy frecuente, debido a que el 50% de las pérdidas del embarazo durante el primer trimestre se deben a un embarazo anembrionario.

El embarazo anembrionario es un óvulo que es fertilizado y que luego de implantarse en el útero, se desarrolla únicamente el saco gestacional pero sin desarrollarse el embrión en su interior.

¿Por qué se produce?

El embarazo anembrionario se produce por problemas cromosónicos asociados a un óvulo o espermatozoide de baja calidad que generan un error de información o de codificación en las células que se desarrollan en el embrión, por el cual se origina un «huevo vacío».

Las células que deberían formar el embrión no responden y se origina sólo la cubierta que está destinada a formar la futura placenta.

A partir de las 7 semanas de embarazo se detecta el embrión, a través de una ecografía, pero cuando solo se logra ver el saco gestacional, es decir un «huevo vacío», el doctor diagnostica que es un embarazo anembrionario.

Óvulo vacío

Este «huevo vacío» produce la hormona de embarazo y por esta razón los análisis son positivos. También se puede sospechar de un embarazo anembrionario cuando no se detectan los latidos del corazón del pequeño embrión.

La naturaleza que es muy sabia en estos casos y generalmente antes del mes posterior al diagnóstico, se produce un aborto espontáneo. En aquellos casos en donde no se ha expulsado en forma espontánea y completa es necesario un legrado uterino o curetaje.

Un proceso triste

Pasar por un proceso de embarazo anembrionario es muy duro y triste para la madre, debido a la ilusión de tener un pequeño bebé creciendo en el vientre y luego saber que el embarazo terminara en aborto espontáneo.

Para tu tranquilidad, un embarazo anembrionario no es exactamente un embarazo, pues debes tener en cuenta que no existió nunca un bebé y no se puede perder un bebé que nunca existió.

Si estas buscando un embarazo puedes reiniciar tu búsqueda después de haber tenido al menos una menstruación normal, que aparece aproximadamente entre los 20 a 40 días posteriores a la expulsión o al legrado uterino, si te está costando mucho quedarte encinta, quizás deberías leer estos consejos sobre cómo quedar embarazada, quizás te pueda ayudar a lograr tu meta de tener tu bebé.

embarazo anembrionario

Categorías
Embarazo

¿Que ocurre si se produce una pérdida de líquido amniótico?

Rotura prematura de la bolsa amniótica

La rotura prematura de bolsa es cuando se produce la pérdida de liquido amniótico por los genitales sin que se desencadene el trabajo de parto en las siguientes 24 horas. Es más común en las últimas semanas del embarazo, pero puede ocurrir en cualquier momento, a partir del segundo trimestre.

Las membranas ovulares intactas son una barrera contra el ingreso de gérmenes que están presentes en el cuello del útero y la vagina. Cuando la bolsa se rompe, estos gérmenes invaden el líquido amniótico y pueden provocar una infección en el bebé. Si sospechas que la bolsa se ha roto debes consultar inmediatamente a tu ginecólogo.

Es imprescindible un examen vaginal para confirmar que se trata de la rotura o fisura de la bolsa. Muchas veces resulta ser incontinencia de orina o flujo vaginal.

Si la rotura se produce antes de la semana 32, el médico va a hacer todo lo posible para prolongar unas semanas el embarazo porque el riesgo del parto prematuro es mayor que el de infección fetal.

Para tal efecto se indicará reposo, medicación para acelerar la maduración de los pulmones del bebé además de antibióticos.

Serán necesarios controles de laboratorio para diagnosticar signos de infección, como el recuento de glóbulos blancos o un cultivo de secreción vaginal para identificar los gérmenes que allí se encuentran.

Si después de obtener los resultados se sospecha que existe una infección, se inducirá el trabajo de parto para evitar mayores riesgos para el bebé.

pérdida de líquido amniótico

Categorías
Embarazo

Cómo evitar la anemia en el embarazo: síntomas y causas

Qué es la anemia en el embarazo

La anemia en el embarazo puede aparecer debido a una mala alimentación. La anemia es la insuficiencia de glóbulos rojos o la capacidad reducida de los mismos para trasportar oxígeno o hierro.

En algunos casos el embarazo puede provocar anemia, aunque rara vez es una complicación seria ya que se trata de la disminución de la masa de hemoglobina durante el período gestacional.

El feto depende de la sangre materna, por lo que la anemia puede generar un crecimiento fetal deficiente, parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer. Una vez que hayas dado a luz puedes sentir cansancio y apatía, lo que podría dificultar los cuidado de ti misma y de tu bebé.

Causas de la anemia en el embarazo

El 90% de las anemias gestacionales se generan por una deficiencia de hierro. En algunas ocasiones puede producirse por una deficiencia de la vitamina B12.

La necesidad de hierro alcanza cifras muy altas en un período corto de tiempo como consecuencia de los requerimientos del feto y la placenta, la expansión del volumen sanguíneo materno y las pérdidas de sangre durante el parto.

En muchas ocasiones la dieta no alcanza a cubrir los altos requerimientos de hierro, y si no se complementa la dieta con un suplemento vitamínico la consecuencia natural es la aparición de la anemia al final del embarazo.

La anemia se puede detectar por un conteo bajo de glóbulos rojos, así como la palidez en la piel, labios, uñas, palmas de las manos o parte inferior de los párpados, sufrir fatiga, vértigo o mareos, dificultad al respirar y latidos cardíacos acelerados o taquicardia.

Si bien es cierto durante la gestación tendrás controles regulares en los cuales se puede detectar a tiempo cualquier complicación durante el embarazo, ante cualquier mínimo síntoma que percibas debes llamar de inmediato a tu médico.

Cómo evitar la anemia en el embarazo

Una nutrición adecuada previa a la concepción puede ayudar prevenir la anemia, además de formar reservas nutricionales en el cuerpo de la madre.

Los alimentos recomendados para subir las reservas de hierro son:

  •  Huevos.
  • Carne roja.
  • Cereales.
  • Pescado (especialmente atún y sardinas).
  • Vegetales de hojas verdes.
  • Legumbres.

Una dieta saludable y equilibrada durante el embarazo permite mantener los niveles requeridos de hierro y otros nutrientes necesarios para la salud tanto de la gestante y del bebé. De esta forma podrás evitar en la mayor medida de lo posible padecer una anemia en el embarazo.

anemia en el embarazo

Categorías
Embarazo

Cómo evitar el parto prematuro y cuales son sus síntomas

Prevenir el parto prematuro

Si crees que puedes tener amenaza de parto prematuro en tu embarazo, aprende cómo evitarlo, y cuales son los síntomas que pueden indicarte si estas en las personas de riesgo.

Como ya hemos comentado antes, el parto prematuro es aquel que se produce antes de la semana 37 de embarazo y debe intentar evitarse en cuanto sea posible, pues el feto no ha completado su desarrollo.

Para evitar el parto prematuro es recomendable el reposo y la medicación úteroinhibidora endovenosa u oral según la gravedad, es decir en que semana de embarazo te encuentras, el tratamiento debe llevarse a cabo en una clínica u hospital, pues requiere monitoreo constante de la madre y del bebe.

En caso de que sea imposible detener el parto, es de suma importancia que la atención del parto se realice en una clínica u hospital con los implementos necesarios para la solución de cualquiera de las complicaciones más frecuentes del bebé prematuro.

Ante la presencia de alguno de los siguientes síntomas antes de haber cumplido las 37 semanas de embarazo, debes llamar de inmediato a tu médico.

Síntomas del parto prematuro

  • Presión sobre el pubis y el periné
  • Dolor en la zona lumbar, especialmente si no lo has tenido
  • Puntadas o sensación de vacío en la zona vaginal profunda
  • Aumento de las secreciones vaginales
  • Flujo vaginal amarronado o levemente sanguinolento
  • Rotura de la bolsa
  • Spotting o hemorragia vaginal

Acudir a tu médico

Algunos de estos síntomas pueden confundirse con los síntomas normales del embarazo, como la presión sobre el pubis, el dolor en la zona lumbar y las contracciones, que pueden corresponder a las contracciones de Braxton Hicks.

Pero ante la sospecha de que algo anda mal no dudes en contactar inmediatamente al médico.

como prevenir el parto prematuro

Categorías
Embarazo

Cómo quedar embarazada: 5 consejos para aumentar tus posibilidades

Cómo quedar embarazada

¿Estás en un momento en el que te gustaría tener un hijo? Entonces, aquí tienes algunos consejos sobre cómo quedarte embarazada, que aumentarán tus posibilidades de concebir a tu hijo.

El nerviosismo y el estrés del deseo de conseguir concebir un hijo, juega en tu contra, ya que es la tranquilidad y el relax quien te lleva a conseguir esa meta tan soñada, vamos a ver los siguientes consejos:

1. No te marques un plazo en el tiempo porque podrías llegar a desesperarte, y la ansiedad, no es una buena compañera para tener un bebé. El mayor problema es convertir este deseo en una necesidad vital. Hay que entender que las cosas no siempre suceden cómo y cuando uno espera, por ello, relájate y disfruta del amor de tu pareja.

2. Debes tener una alimentación adecuada y también, que dejes el consumo de alcohol y de tabaco. Si te quieres quedar embarazada cuanto antes, entonces, es indispensable que apuestes por unos hábitos de vida saludables.

3. Después de mantener una relación sexual también puedes ponerte tumbada en la cama y con las piernas elevadas hacia arriba durante media hora. Puedes colocar un cojín para estar más cómoda. Así el semen estará más tiempo en tu útero.

4. Existen algunos métodos que se venden actualmente con el objetivo de ayudarte a descubrir cuáles son tus días fértiles, precisamente, porque en esas fechas tienes más opciones de quedarte embarazada.

5. Controla tu mente para que no te juegue malas pasadas. Es decir, intenta pensar en otros temas diferentes, pero no te obsesiones con el embarazo. Disfruta de las relaciones sexuales de una forma plena y céntrate en tu pareja.

Consejos para quedar embarazada

Si llevas más de un año intentando quedarte embarazada y no has tenido suerte, entonces, puedes acudir al médico para que te haga unas pruebas. Por supuesto, conviene recordar que los problemas de fertilidad no sólo son tema de mujeres sino también, de hombres.

El verano es una época en la que cualquier pareja está más relajada, por ello, existen más opciones de quedar embarazada. Por el contrario, en medio del estrés del trabajo, la vida sexual se reduce.

De ahí la importancia de tener la mente relajada y reducir al mínimo el estrés, estos consejos para quedar embarazada funcionan si no te obsesionas y disfrutas de cada momento, relajando así la mente, y cuando menos te lo esperes se habrá cumplido tu mayor deseo.

como quedar embarazada

Categorías
Embarazo

Trabajar embarazada, ¿es saludable?

¿Es compatible trabajar y estar embarazada?

Si tu salud y la de tu futuro bebé te lo permite, es posible que puedas trabajar estando embarazada sin mayores inconvenientes, hasta los casi ocho meses de embarazo.

Tomando algunas precauciones como no sobre-exigirte profesionalmente en esta etapa, alejándote de lugares contaminados y caminando de vez en cuando durante el día, puedes lograr que el trabajo y el embarazo no se transformen en temas incompatibles.

El embarazo es un período donde se producen grandes cambios a nivel físico, psicológico y emocional. Lo más evidente a simple vista es la transformación física que experimentas como embarazada, que no influye necesariamente a la hora de desempeñarte en tu trabajo.

Si la actividad que realizas embarazada no requiere mayores desplazamientos o movimientos, lo más probable es que puedas trabajar hasta el final del embarazo, pero si tu trabajo requiere de traslados constantes, es posible que te canses más y que sea necesario que bajes el ritmo, sobre todo a partir del sexto mes de gestación.

Asimismo, a nivel emocional los cambios se traducen en una mayor sensibilidad, que deberás asumir tu y quienes te rodean, de manera que no afecte tus relaciones interpersonales con compañeros de trabajo y tu familia.

Trabajo y embarazo

El desempeño laboral durante el embarazo, es algo que preocupa a las mujeres. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la productividad en la mujer se mantiene y hasta aumenta cuando percibe que está siendo cuidada y apoyada por su entorno laboral.

Un consejo general para que puedas enfrentar de la mejor manera posible el embarazo, es que desde el punto de vista laboral, continúes con tus actividades normales, al menos que se trate de trabajos pesados, que impliquen un desgaste físico y el uso de la fuerza.

¿Cuándo son incompatibles el trabajo con el embarazo?

Definitivamente existen trabajos que no son óptimos y que de hecho pueden perjudicarte como embarazada. Éstos representan un claro peligro que debe ser advertido por cualquier mujer que esté en ese estado y por el empleador, con el objetivo de proteger a sus trabajadores.

Algunos lo son por el nivel de exigencia física que requieren y otros, porque trabajan con productos químicos o radiación, los que revisten un peligro para la salud física y psíquica del bebé y de la madre. Si actualmente estas trabajando en este tipo de trabajos, te recomendamos pedir un cambio de puesto en la empresa o una reducción de las horas de trabajo.

Entre los productos que son tóxicos o nocivos para las mujeres embarazadas están las anestesias, el fósforo, el alcohol, el mercurio, la nicotina, el plomo, el asbesto, el arsénico, los químicos fotográficos, los sulfuros de carbono y el benzol.

Trabajos no recomendados para embarazadas

Por otra parte, los trabajos no recomendados son aquellos que tienen que ver con el uso de la fuerza o los que son arriesgados, como el trabajar de profesora de algún deporte extremo o chófer de algún medio de transporte, entre otros.

Algunas precauciones específicas, tienen relación con el tipo de trabajo:

  • Si se trata de un trabajo que requiere que permanezcas sentada todo el tiempo o la mayor parte de él, es bueno que uses medias elásticas especiales para mejorar tu circulación, que camines de vez en cuando y que te preocupes de no tener las piernas ‘colgando’ durante tiempos muy prolongados. De ser así, podrías ubicar un banquillo debajo de tus pies.
  • También es bueno que te preocupes por trabajar en una silla cómoda, ya que el embarazo produce molestias en la espalda debido al peso que tienes que cargar, lo que puede provocarte fuertes dolores.
  • Es importante que trabajes en ambientes no contaminados. Si ocurre lo contrario, deberías preocuparte por ventilar varias veces al día el lugar y pedirle a tus compañeros de trabajo que dejen de fumar, entre otras cosas.

Relajarse tras salir de trabajar

Si al salir del trabajo te encuentras cansada o estresada, nada mejor que realizar algún deporte de bajo impacto como la natación, la gimnasia o simplemente dedicar un tiempo para ti misma y descansar, asegurando tu salud y la de tu bebé durante la dulce espera.

 

trabajar embarazada