Trabajar embarazada, ¿es saludable?

trabajar embarazada

¿Es compatible trabajar y estar embarazada?

Si tu salud y la de tu futuro bebé te lo permite, es posible que puedas trabajar estando embarazada sin mayores inconvenientes, hasta los casi ocho meses de embarazo.

Tomando algunas precauciones como no sobre-exigirte profesionalmente en esta etapa, alejándote de lugares contaminados y caminando de vez en cuando durante el día, puedes lograr que el trabajo y el embarazo no se transformen en temas incompatibles.

El embarazo es un período donde se producen grandes cambios a nivel físico, psicológico y emocional. Lo más evidente a simple vista es la transformación física que experimentas como embarazada, que no influye necesariamente a la hora de desempeñarte en tu trabajo.

Si la actividad que realizas embarazada no requiere mayores desplazamientos o movimientos, lo más probable es que puedas trabajar hasta el final del embarazo, pero si tu trabajo requiere de traslados constantes, es posible que te canses más y que sea necesario que bajes el ritmo, sobre todo a partir del sexto mes de gestación.

Asimismo, a nivel emocional los cambios se traducen en una mayor sensibilidad, que deberás asumir tu y quienes te rodean, de manera que no afecte tus relaciones interpersonales con compañeros de trabajo y tu familia.

Trabajo y embarazo

El desempeño laboral durante el embarazo, es algo que preocupa a las mujeres. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la productividad en la mujer se mantiene y hasta aumenta cuando percibe que está siendo cuidada y apoyada por su entorno laboral.

Un consejo general para que puedas enfrentar de la mejor manera posible el embarazo, es que desde el punto de vista laboral, continúes con tus actividades normales, al menos que se trate de trabajos pesados, que impliquen un desgaste físico y el uso de la fuerza.

¿Cuándo son incompatibles el trabajo con el embarazo?

Definitivamente existen trabajos que no son óptimos y que de hecho pueden perjudicarte como embarazada. Éstos representan un claro peligro que debe ser advertido por cualquier mujer que esté en ese estado y por el empleador, con el objetivo de proteger a sus trabajadores.

Algunos lo son por el nivel de exigencia física que requieren y otros, porque trabajan con productos químicos o radiación, los que revisten un peligro para la salud física y psíquica del bebé y de la madre. Si actualmente estas trabajando en este tipo de trabajos, te recomendamos pedir un cambio de puesto en la empresa o una reducción de las horas de trabajo.

Entre los productos que son tóxicos o nocivos para las mujeres embarazadas están las anestesias, el fósforo, el alcohol, el mercurio, la nicotina, el plomo, el asbesto, el arsénico, los químicos fotográficos, los sulfuros de carbono y el benzol.

Trabajos no recomendados para embarazadas

Por otra parte, los trabajos no recomendados son aquellos que tienen que ver con el uso de la fuerza o los que son arriesgados, como el trabajar de profesora de algún deporte extremo o chófer de algún medio de transporte, entre otros.

Algunas precauciones específicas, tienen relación con el tipo de trabajo:

  • Si se trata de un trabajo que requiere que permanezcas sentada todo el tiempo o la mayor parte de él, es bueno que uses medias elásticas especiales para mejorar tu circulación, que camines de vez en cuando y que te preocupes de no tener las piernas ‘colgando’ durante tiempos muy prolongados. De ser así, podrías ubicar un banquillo debajo de tus pies.
  • También es bueno que te preocupes por trabajar en una silla cómoda, ya que el embarazo produce molestias en la espalda debido al peso que tienes que cargar, lo que puede provocarte fuertes dolores.
  • Es importante que trabajes en ambientes no contaminados. Si ocurre lo contrario, deberías preocuparte por ventilar varias veces al día el lugar y pedirle a tus compañeros de trabajo que dejen de fumar, entre otras cosas.

Relajarse tras salir de trabajar

Si al salir del trabajo te encuentras cansada o estresada, nada mejor que realizar algún deporte de bajo impacto como la natación, la gimnasia o simplemente dedicar un tiempo para ti misma y descansar, asegurando tu salud y la de tu bebé durante la dulce espera.

 

trabajar embarazada